MALDIVAS: UN SUEÑO CUMPLIDO

 

MALDIVAS: NUESTRA EXPERIENCIA EN EL PARAÍSO

Recordamos la cantidad de veces que soñábamos con visitar este paraíso. Aparecía en revistas, o en videos de páginas relacionadas a viajes y aventuras y pensamos que, aunque nos resultaba muy fácil imaginarnos en esas playas de arenas blancas y aguas cristalinas, era difícil creer realmente que algún día fuéramos a poder cumplir el sueño de llegar al paraíso; de llegar a MALDIVAS.

_DSC6532

No, no es que de un día para el otro nos convertimos en millonarios y lo hicimos. Nada más alejado de eso. Simplemente salimos de la ignorancia que teníamos al pensar que Maldivas era un destino exclusivo para políticos reconocidos, top models internacionales o empresarios multimillonarios. Y no, tampoco volvimos de este viaje endeudados hasta la coronilla solo por un capricho de ir a un destino en particular.

Nada de lo que nuestros “yo” del pasado podrían haber llegado a suponer sucedió. Lo que sucedió en realidad es que nos organizamos, averiguamos y nos decidimos. No recordamos bien el momento en el que tomamos la decisión, pero creemos fervientemente que si tienes un sueño tienes que transformarlo en PLAN. Y eso fue lo que hicimos. Proponte cumplirlo y empieza a actuar en consecuencia. Decidirlo, ese es el primer paso y luego “tirarse a pileta” como sea.

Un video con información y algunas vistas de Thoddoo, en Maldivas. Suscríbete para no perderte ningún contenido. ¡Te esperamos!

Cabe aclarar también que nuestro paso por el paraíso no fue VIP. Nosotros visitamos una isla local, Thoddoo. En estas islas no hay Resorts. Aunque nada es imposible, hospedarse en uno de estos Resorts estaba fuera de nuestro alcance. Los precios varían de acuerdo a la ubicación de la isla en la que estén, de lo que incluya y de la popularidad de los mismos. De todas maneras, nos parece un gasto excesivo solo por alojamiento (aunque si tuviéramos el dinero, no lo dudaríamos).

¿Cómo empezó todo? Estábamos planeando nuestro viaje a Europa cuando surgió la idea de aventurarnos y llegar a Maldivas. Como vivimos en un lugar donde la mayor parte del año hace frio, y nuestro viaje a Europa empezaba en diciembre (pleno invierno europeo) creíamos que era necesario ir a algún lugar que nos brinde un poco de calor. Empezamos a buscar opciones: Brasil para cuando retornáramos del viaje, las Islas Baleares para cuando estuviéramos recorriendo España, o Tailandia. Y así, sorpresivamente, apareció Maldivas. “¡Qué lindo seria!” “No creo que sea posible” “Veamos precios y posibilidades”. Luego de varias idas y vueltas tomamos la decisión. Empezamos a buscar la ruta y las fechas más económicas dentro de nuestros días en Europa. Buscamos, buscamos y buscamos. Fueron días y días de organización.

_DSC6575

Finalmente, luego de varias búsquedas fallidas, encontramos nuestra oportunidad. Sacamos los pasajes por E-Dreams (buscador de vuelos) desde Roma a Malé (Capital de Maldivas) por Turkish Airlines con escala en Estambul.  Todo salió bien. No hubo retrasos ni cancelaciones, los aviones de Turkish Airlines muy cómodos y nos ofrecieron un muy buen servicio. Las horas de espera las pasamos como pudimos. A la ida fueron pocas, pero era muy grande el cansancio teniendo en cuenta que veníamos de un viaje agitado por Europa. Y a la vuelta, gracias a la aerolínea y el buen servicio que les brindan a sus clientes, pudimos paliar esas horas de espera recorriendo la capital turca y conociendo más de este maravilloso mundo.

No te pierdas nuestra mega guía para ganarle a las horas de espera en aeropuertos. Haz click aquí para leer nuestros consejos.

A nuestra llegada, nos estaba esperando gente de la Guest House donde íbamos a hospedarnos para guiarnos en cuanto a formas de transporte para llegar a nuestra isla. Maldivas está constituida por más de 1200 islas y hay varias formas de llegar a ellas desde la capital. Puedes llegar en hidroavión, la opción más cara y exclusiva, Speed Boats, grandes lanchas con capacidad para unas 30 personas,  o ferrys locales, opción más económica, más lenta y con menos combinaciones.

Luego de un par de horas de espera, nos subimos a un Speed Boat y en una hora y 15 minutos llegamos a THODDOO. Las horas de espera en el Aeropuerto Internacional Ibrahim Nasir se debieron a que hay poca frecuencia de transporte hacia islas locales, lo cual no pasaría si te hospedas en un Resort, ya que ellos van a buscar a sus huéspedes en un transfer privado.

_DSC6670

Una vez en Thoddoo, hicimos check-in en Relax Lodge, lugar que optamos para nuestra estancia en el paraíso. Relax Lodge es una Guest House con una atención muy cordial, muy lindas habitaciones y a un precio más que asequible.

De una manera apurada y casi desesperada, nos fuimos en busca de playa, mar y sol. Las horas de espera en Malé retrasaron nuestra llegada ese día. Habíamos planeado llegar por la mañana a Thoddoo para disfrutar día completo, pero, pecando de ignorantes, no tuvimos en cuenta la poca frecuencia de los Speed Boats. De todas maneras, llegamos justo para apreciar uno de los mejores atardeceres de nuestras vidas.

_DSC6594

Desde la Guest House hasta la playa, había que seguir un camino que cruzaba la selva y, para no perdernos en nuestro primer día, Iván, nuestro host, nos ayudó a llegar y nos marcó el camino. Nos llevaba unos diez minutos de caminata llegar a la playa cada día, pero lo que nuestros ojos veían y lo que nuestro corazón sentía al llegar, lograba que cada minuto al sol valiera la pena. Algunas Guest Houses de la zona ofrecían alquiler de bicicletas, pero optamos por no hacerlo y caminar.

_DSC6524

Nadar en esas aguas cristalinas y cálidas, hacer snorkel y ver pececitos de miles de colores, pescar en el Océano Indico, que las mantarrayas nos regalen un baile entre las olas mientras pasan cerca de tu lancha, probar la comida local, siestas reconfortantes a la sombra de las palmeras, charlas profundas, lecturas relajadas, apreciar los atardeceres mágicos de este destino… ¡Que experiencia única tuvimos! Recordar y suspirar. Y más suspiramos cuando recordamos que todo esto era solo un sueño para nosotros hace un tiempo.

Maldivas, un sueño hecho realidad.


Finalizamos nuestra primera entrada sobre nuestro viaje al paraíso con esta frase de Mark Twain que nos invita a reflexionar…

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”.

Si quieres saber que hay que tener en cuenta cuando empieces a planear tu visita al paraíso, los invitamos a leer 3 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE VIAJAR A MALDIVAS.

¿Te gustaría visitar estas islas? Déjanos tu comentario y cuéntanos con quien irías y que te gustaría hacer allí. Gracias por leernos. Tu tiempo es algo muy valioso para nosotros. ¡No olvides compartirlo con aquellos amantes de los viajes como tú!

¡HASTA LA PRÓXIMA, CUYANOS!

cropped-cropped-logo-final.png

Anuncios

4 comentarios sobre “MALDIVAS: UN SUEÑO CUMPLIDO

Agrega el tuyo

  1. Wow!! que bien que pudieron cumplir ese sueño y demostrar que los limites definitivamente se los pone uno y al salir de la ignorancia se pueden disfrutar de viajes como estos… espero mas tips sobre las maldivas y asi poder organizar mi viaje. Sigan con esta idea se nota que ustedes dos hacen un complemento perfecto.
    un abrazo chicos!!
    Cat. ❤

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: